Aurigas del circo romano, los grandes jinetes de la historia

Muchos de nosotros creemos que en el circo romano solo se veían luchas de  gladiadores con grandes bestias o con otros soldados, pero el entretenimiento al pueblo por parte de los emperadores de aquellos años era muchísimo más completo, ya que se realizaban carreras de caballos, donde se veía a los aurigas que deleitaban al público de la época con sus espectaculares hazañas.

 

Mucha gente que se quedaba en la calle oyendo el rugido y los clamores históricos de aquellos que habían logrado conseguir un asiento. Los emperadores Claudio y Nerón permitieron espacios reservados a los senadores y caballeros, pero los plebeyos no lo tenían tan fácil para encontrar un sitio. Sin embargo, cualquier cosa era válida con tal de ver a los aurigas y sus caballos favoritos.

 

Los aurigas eran esclavos que conducían bigas formadas por dos caballos, cuadrigas que estaban formadas por cuatro o tiros de tres, seis, ocho y diez caballos.

 

Los caballos se entrenaban a los tres años y a los cinco participaban en su primera carrera. Cuando entraban en la arena del Circo Máximo, tanto los aurigas como los caballos iban vestidos con sus mejores ropajes. Los caballos más apreciados por el pueblo eran los griegos, los sicilianos y los de Capadocia. Según conseguían victorias se convertían en favoritos y cosechaban grandes riquezas.

 

Como curiosidades, podemos contaros que uno de los mejores aurigas fue el hispano Cayo Apuleyo, que por sus 24 años de profesión y sus 1.462 victorias, levantaron un monumento en su honor muy cerca del Circo. Mientras tanto, los caballos más famosos fueron: “Andremón”, “Tígris” y “Panserino”.

 

¿Y tú? ¿También eres seguidor de los Aurigas y sus caballos? ;)

 

aurigasromanos


Read more...