Archive

Archive for agosto, 2014
  • Cuidando el cuero de nuestra silla de montar

    Al adquirir una silla de montar tenemos que tener en cuenta que ésta requiere unos cuidados específicos para que se mantenga en buen estado a nivel físico y también para evitar accidentes. Lo ideal es limpiar y engrasar el cuero con regularidad. La exposición al sol, lluvia, viento, polvo… estropea mucho el cuero y hay que mantenerlo.

    Lo normal es engrasar la silla una vez al año, pero esto dependerá del uso que ésta reciba y de las condiciones climáticas a las que esté expuesta. A la hora de dejar secar la silla tras estar expuesta a la lluvia, lo ideal es no dejarla al sol o con secadores o fuentes de calor, con que seque a su ritmo normal es suficiente. Se aconseja, una vez seca que se aplique aceite para que el cuero recupere esa flexibilidad y se mantenga en mejor estado.

    Antes de aplicar el aceite a nuestra silla hemos de limpiarla con jabón de glicerina para quitarle toda la suciedad posible y cuando ésta se haya secado, aplicaremos el aceite. Si la silla no se presenta muy sucia, con quitarle un poco el polvo bastará. Es conveniente calentar el aceite para su aplicación, aproximadamente a unos 30 grados, de esta forma conseguiremos que esté menos espeso y facilitará la aplicación. Con un trozo de borreguillo o similares empapado en aceite, vamos aplicándolo sobre el cuero formando círculos dado una cantidad homogénea a todas las partes de la silla.

    amigosdelcaballo

    Hay que tener en cuenta las partes en contacto con el caballo, ya que habrá que proteger a nuestro equino de la absorción del salitre del cuero por lo que conviene aplicar además una grasa especial para cuero, limitando esta absorción perjudicial para nuestro amigo.

    Todos los elementos del látigo deberemos protegerlos de esta grasa para que no se estropeen.


    Read more...
  • Causas de Subluxaciones vertebrales

    Existen varias causas por las que nuestro caballo puede tener subluxaciones vertebrales y debemos tenrlas muy en cuenta paara evitarlas en la medida de lo posible.

    Hipicaamigosdelcabalo

    1. Trauma: ya sea por tropiezos, caidas, ‘enganches’ en el box, etc. Mucho cuidado con los traumas de nuestro caballo.

    2. Conformaciones incompatibles con el tipo de disciplina que el caballo practica. Hará que fuerce y pueda acabar haciéndose daño.

    3. Confinamiento: esto tiene que ver con las horas en las que se encuentra en el box. Cuantas más horas esté metido en el box más posibilidades de tener subluxaciones vertebrales tendrá.

    4. Entrenamiento: realizar un entrenamiento muy fuerte o inadecuado para el animal solo hará que se haga daño. Adecúa el entrenamiento a sus características sin exigirle demasiado y no le ocurrirá nada.

    5. Equipo: si no proporcionamos a nuestro caballo el equipo adecuado lo lesionaremos. Hay que evitar cinchas y monturas mal puestas o inadecuadas para nuestro caballo.

    6: Edad: como ocurre con todos los seres vivos la edad pasa factura y en los caballos también. Pierden la flexibilidad que tenían siendo más frágiles y propensos a este tipo de problemas. Tenemos que ir con más cuidado si a caballos mayores se refiere.

    7. Herraje: todo caballo necesita un buen herraje pero en este caso aún más. Un mal herraje puede provocar desvalanceados y afectar directamente a la columna vertebral. Debemos tener a nuestro caballo en manos de buenos profesionales

    8. Jinetes: si, nosotros podemos ser una causa clave para evitar estos problemas vertebrales. La falta de habilidad, desequilibros o malas posturas del jinete respecto al caballo rovoca que él mismo se desequilibre e intente compensar la carga desbalanceada.

    Con estas causas ya sabemos un poquito más de cómo evitar que nuestro caballo subra subluxaciones vertebrales. Os animamos a comentar con vuestras experiencias y a ver estos artículos relacionados que os pueden interesar:

     

    La dermatitis estival equina

     

    La Quiropraxia

     

    Cuidados básicos del caballo


    Read more...
  • La anestesia general en el caballo

    OLYMPUS DIGITAL CAMERA

     

    La anestesia es un procedimiento que debe aplicarse únicamente en situaciones necesarias siendo evitado si es posible aplicar una anestesia local.
    En vistas a una intervención muchas veces es inevitable tener que aplicarle anestesia general a nuestro caballo, pero no os preocupéis hoy por hoy es extremadamente segura aún que siempre hay un riesgo intrínseco al aplicar un anestésico. Esto depende del estado de salud del animal así como del procedimiento quirúrgico y la edad del caballo.

    El procedimiento anestésico consta de cinco fases: la evaluación preanestésica, que permite al anestesista tener la información básica sobre el caballo.

    La premedicación, consiste en la sedación del equino con fármacos tranquilizantes y analgésicos. Tras sedarlo se lleva a cabo la fase de inducción.

    Aquí se le administran los fármacos que le hacen perder la consciencia, se le tumba en el suelo y se le intuba para asegurar la respiración. Se transporta al caballo hacia la máquina anestésica dando lugar a la fase de mantenimiento.

    En la fase de mantenimiento se mantiene al caballo en un plano anestésico adecuado evitando dolor y consciencia durante la intervención. Posteriormente y para terminar el proceso se le lleva a la sala de recuperación en la que recuperará plenamente sus facultades de consciencia y respiratorias.


    Read more...