Cuidados básicos del caballo

Muchas veces no somos conscientes de la responsabilidad que con lleva ser el dueño de un animal y de todos los cuidados que éste necesita.
En el caso del caballo, la prevención es siempre la mejor opción, porque tener a nuestro amigo bien cuidado y aseado, es la mejor estrategia para evitar daños mayores.
Dos de las cosas a las que debemos prestar especial atención es la piel y el pelo del caballo, puesto que son los primeros aspectos físicos que pueden hacernos ver que algo en la salud de nuestro caballo. Una piel y un pelo brillante nos indican que tenemos un caballo sano y fuerte.
El caballo necesita a diario grandes cantidades de agua, la hidratación es indispensable para este animal,  por su gran tamaño y por su alto nivel de actividad diaria.

hipicamigosdelcaballo
La alimentación debe componerse de heno mayormente, en cuanto a la cantidad ha de ser del 2% al 4% del total de su peso.
Revistar también semanalmente focos de infecciones como ojos, nariz y boca es esencial para evitar enfermedades de mayor calibre y mantenerlos limpios es la forma más idónea de mirar por la salud de nuestro caballo.
Los caballos por lo general suelen tener problemas con sus patas y sus puntos de apoyo, por eso mismo herrarlo de forma adecuada y cortar los cascos al menos una vez cada dos meses porque dejarlos crecer de forma ilimitada puede provocarle a nuestro amigo problemas a la hora de caminar.